La Secretaría de Salud de la Municipalidad de Concepción del Uruguay informa ante el alerta naranja para nuestra zona por las altas temperaturas, tomar los recaudos necesarios para la prevención de los golpes de calor y de las situaciones nocivas que se desprenden de las elevadas temperaturas y el contacto con el sol.

“Si bien hay grupos de riesgo que deben tener más cuidados especialmente en la hidratación como son los niños y los adultos mayores, todas las personas y las familias deben tener en cuenta estos cuidados que nos permitan evitar sufrir consecuencias en nuestra salud”, señaló el Dr. Gabriel Barrientos, director de Salud Comunitaria.

Recomendaciones

-Beber mucho agua. Nuestro cuerpo necesita hidratarse por dentro. Aunque no tengamos sed es importante tomar líquidos varias veces al día. Evitar las bebidas azucaradas, alcohol, café, té, etc. Los adultos mayores y los niños deben ser hidratados periódicamente, aunque no manifiesten tener sed.

-Comer sano y alimentos frescos. En ésta época necesitamos alimentos que tengan muchos más líquidos como las frutas y verduras. Lo mejor es llevar una dieta equilibrada y evitar las comidas copiosas. La mayoría de los casos de gastroenteritis que se da en esta estación, es por la mala alimentación.

– Cuidado con el sol: la exposición al sol puede causar quemaduras en la piel, por esa razón se deben evitar las horas de mayor radiación entre las 10 y las 16. También hay que mantener a los niños menores de un año a la sombra y nunca exponer a bebés menores de 6 meses, ni siquiera con protector solar; aplicar filtro solar siempre con un factor de protección de 15 o más y reponerlo cada 2 horas.

Golpes de calor

Exponerse al sol durante mucho tiempo y hacer ejercicio en ambientes calurosos o con poca ventilación puede llevar a la pérdida de agua y sales esenciales del cuerpo que impide el buen funcionamiento del mismo. Así se produce lo que se conoce como golpe de calor, que se presenta con fiebre; sed intensa; sensación de calor sofocante; piel seca; mareos o desmayo; dolor de estómago; falta de apetito y náuseas; dolor de cabeza y desorientación. En los bebés, también puede observarse la piel irritada por la transpiración en el cuello, pecho, axilas, pliegues del codo y en la zona del pañal; irritabilidad y llanto. Si bien cualquier persona puede sufrir un golpe de calor, los más vulnerables son los bebés; los niños pequeños; los mayores de 65 años de edad y quienes padecen enfermedades crónicas, respiratorias o cardíacas; hipertensión arterial; obesidad y diabetes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here