El director de Criminalística de la Policía de Entre Ríos, Ángel Iturria, confirmó que no se logro la toma de muestras de ADN en el cuerpo de la estudiante Micaela García, hallado el sábado 8 de abril. La razón es el estado de descomposición que presentaba el cadáver, que llevaba una semana en el lugar.
El oficial consideró que el crimen se produjo dentro del vehículo y confirmó que la joven murió estrangulada. Asimismo, se encontró cabellos de la víctima en una aspiradora con la que se limpió el auto son “lo único que la vincula con Wagner”, advirtió. También reveló que el cuerpo presenta “golpes de defensa” y que se está cotejando una huella dactilar hallada en un aerosol dentro del vehículo.

Respecto al material genético, el oficial explicó que “lamentablemente, cuando un cuerpo entra en estado avanzado de descomposición, como en este caso, también se descompone cualquier otro tejido que pueda ser útil para la determinación de ADN”. Precisó luego que “lo que el cuerpo no permitió tomar fueron muestras de fluidos corporales como semen, por ejemplo, porque dado el tiempo transcurrido desde producida la agresión hasta que se encontró el cuerpo, las células del agresor y su víctima se amalgaman y no sirven para la determinación de ADN”.

Acerca de la causa del fallecimiento, Iturria confirmó que el parte forense confirmó “la compresión de las vías aéreas, lo que le ocasionó a la víctima la muerte por asfixia”. También indicó que el cuerpo de la joven presenta “algunos golpes de defensa”.

Otro elemento relevante surgido de la autopsia son restos de vegetación hallados en el cuerpo, que están siendo analizados por biólogos. “Hay que ver si coinciden con la vegetación del lugar donde apareció el cadáver”, señaló Iturria, al tiempo que consideró que “lo más probable es que se hayan producido la violación y el asesinato dentro del coche y después se haya buscado un lugar para deshacerse del cuerpo”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here