El Jardín “Pelusín” inauguró este miércoles el ciclo lectivo 2017, con presencia de los niños, sus padres y docentes; el secretario de Desarrollo Social, Oscar Noir; la directora de Educación, Marisa Díaz; María Rosa Pinget y Ángel Salamonini, responsables de la Dirección para la Inclusión de las Personas con Discapacidad; y la coordinadora del Presupuesto Participativo, Romina Parejas.

De esta forma ya están en sus salas los niños de los seis jardines municipales: Pelusín, Sirirí, Mi Casita, Tuiti, Tortuguitas y Pastorcito. Pero además, la propuesta educativa municipal incluye a otros sectores etarios, comenzando desde los 45 días, pasando por adolescentes y jóvenes en las escuelas Lorenzo Sartorio y Agrotécnica, finalizando con los adultos mayores de la Escuela Taller “Tadea Jordán”. “Abarcamos todas las edades, desde que nacen los niños hasta el adulto mayor, y eso no es poco”, expresó Díaz.

Primer jardín con sala de estimulación

Además de la apertura del ciclo, fue inaugurada la sala de estimulación psicomotriz, lograda parcialmente a través del Presupuesto Participativo. Se trata de un espacio donde se podrá tratar “el desarrollo evolutivo de los niños, desde que hacen hasta los cuatro años. A través de las vivencias del cuerpo van a ir surgiendo muchas cosas, desde potenciar habilidades hasta detectar dificultades y actuar a tiempo”, explicó Antonella Ramírez, quien será la docente encargada de desarrollar las actividades diarias en la sala.

Precisamente, la directora del Pelusín, Marta Retamal, explicó que “lo que podemos detectar, recuperar y superar, es sólo durante los primeros cinco años de vida. Si alguna dificultad no se detecta, puede tener algún problema durante toda su vida”.

En igual sentido, Marisa Díaz subrayó “la importancia que significa contar con este espacio para los niños. Si algo soñamos es este salón, que empezó en 2013 y nos costó muchísimo. Pero no estuvimos solos, hoy es una realidad que construimos entre todos: la Municipalidad y la comunidad de este hermoso barrio “La Concepción”, que logra todo lo que se propone porque trabaja para ello”. Además, agradeció la colaboración de Río Uruguay Seguros, que donó elementos para la sala.

Esta sala adquiere mayor importancia dado que “otros jardines incluso en otras ciudades de la provincia tienen espacios integrados en algunas aulas, pero no cuentan con un salón de psicomotricidad, adaptado y con todos los elementos que eso implica y respetando los espacios de la psicomotricidad. Este es el primero en dedicarle una sala exclusivamente a esta tarea, esto es trabajar en prevención, algo que siempre pedimos desde las instituciones que trabajan en discapacidad”, expresó la Directora para la Inclusión.

Un logro del jardín y los vecinos

El Presupuesto Participativo desempeñó un papel protagónico para concretar la sala, a través de dos proyectos fomentados desde el Jardín con acompañamiento del vecindario. La primera iniciativa fue para construir la sala y la segunda para comprar el equipamiento necesario.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here