Se solicita se alerte a la población, en relación a modalidad delictual de “secuestro virtual”, lo que siempre se realiza por teléfono, ya sea de línea o celular. Además recordarles los cuidados que hay que tener para no ser víctima.

Tal como han ocurrido en el último tiempo, consiste en hacerle creer a una persona, telefónicamente y mediante un elaborado engaño, que un familiar ha sido secuestrado, para exigirle la entrega, generalmente de números de tarjetas de telefonía celular.

Habitualmente se inicia el engaño con un llamado telefónico de un número desconocido y quien llama informa que alguna persona ha sufrido un accidente, en muchas oportunidades pidiendo datos de los vehículos o de los familiares, o de su obra social que podrían conducirse en el mismo, para luego afirmarle que se trata de un secuestro.

Siendo importante tener en cuenta que en la mayoría de los casos, es la propia persona que atiende la llamada quien en realidad aporta detalles de los datos que los delincuentes afirman de manera genérica, sobre situaciones que pueden ser comunes, haciendo que la víctima crea que los supuestos secuestradores cuentan con datos ciertos y puntuales sobre la integración familiar y movimientos de la casa.

En ésta modalidad se suele fingir el secuestro de alguna persona que se encuentra fuera de la vivienda en ese momento.

Si bien los delincuentes llaman a números telefónicos elegidos al azar, puede ocurrir que ya cuenten con alguna información de la persona que recibe la comunicación, llamándolo por su propio nombre o apellido. Hoy en día, puede resultar fácil por el acceso a internet, conocer cuál es el número telefónico que corresponde a una dirección puntual y cuál es el nombre y apellido del titular de la línea, por lo que los delincuentes pueden contar con esa información de antemano, aún sin conocer a quienes están llamando.

Aconsejándose:

1- Ante una comunicación telefónica de ese tipo, lo esencial es guardar la calma.

2- Es recomendable cortar la comunicación inmediatamente.

3- Siempre que se cuenta con la posibilidad de disponer de otra línea telefónica (un celular o un vecino), comunicarse con la supuesta víctima y luego contactarse con la dependencia policial más cercana a su domicilio o al 422222/101, aún cuando le exijan que apague todos los otros teléfonos.

4- Nunca decir nombres o aportar otra información sobre el grupo familiar que pueda ser utilizada por los delincuentes, aunque el interlocutor afirme ser policía, ya que por lo general los delincuentes dicen que se encuentra accidentado, sin precisar la identidad.

5- Siempre dé aviso a la policía antes de entregar efectos de valor.

6- En algunos casos puede darse que la llamada se recibe mediante el sistema de cobro revertido, en tal caso verifique antes de aceptar la llamada si se trata de algún conocido.

7- Para el caso que ya haya aportado a los delincuentes códigos de tarjetas telefónicas, no las tire aunque así se lo exijan. Entréguelas a la policía, ya que de esa manera se puede rastrear al autor o cómplices del delito.

8- Instruir a todas las personas de la casa que puedan atender el teléfono, fundamentalmente a los niños y al personal doméstico, acerca de no aportar datos a desconocidos sobre los miembros de la familia o el movimiento del hogar.

9- Conocer la modalidad delictiva y divulgar ese conocimiento en su entorno familiar, les permitirá estar alertados ante una posible llamada y evitar ser víctimas del engaño.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here