Los obispos de diferentes partes del país están preocupados por la pobreza que hay en Argentina. En su saludo de ayer a las comunidades diocesanas, los purpurados coincidieron y expresaron su “preocupación” por los pobres y excluidos y reclamaron que se proteja la vida.

El titular del Episcopado y obispo de la provincia de San Fe José María Arancedo sostuvo que “hay muchos ataques” a la vida humana y “no sólo en la fragilidad de la vida naciente con la amenaza del aborto, sino en todo su desarrollo posterior”.

“Violencia y maltrato de la niñez, presencia de la droga que avanza y deteriora a nuestros jóvenes, marginalidad y exclusión, siguen siendo desafíos que todos debemos asumir”, señaló.

Fuente: clarin.com.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here