“La riqueza no es la respuesta. Centrarte en ella, olvidándote de las riquezas espirituales, te puede hacer sentir como una flor marchita, sin entusiasmo…sin vida ¡Cambia de enfoque!
Buscas la felicidad en el dinero. Es algo que te dijeron tus padres desde pequeño “m’ijo(a), estudie para que de grande sea un profesionista, tenga éxito, gane mucho dinero y tenga una casa, un coche y pueda viajar y vivir cómodamente” y creces con esta idea, aún sin discutirla…”

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here