Cuando falta un mes para que llegue el primer día de clases, el comienzo del ciclo lectivo peligra en ocho provincias a raíz de los reclamos salariales. En otra docena de distritos la situación es incierta, porque todavía no empezó la negociación entre los gobiernos provinciales y los gremios locales.
La situación más preocupante se presenta en la provincia de Buenos Aires, que concentra casi el 40% de la matrícula escolar -unos 4,5 millones de alumnos-, y el conflicto también está latente en Santa Cruz, donde el año pasado se perdieron 115 días de clases. La amenaza pesa, además, sobre Entre Ríos, Neuquén, Misiones, Tucumán, Tierra del Fuego y Chubut.

Los gremios ya anticiparon que no aceptarán la pauta del 15% que impulsa el Gobierno. Las negociaciones aparecen este año marcadas por dos particularidades: la eliminación de la paritaria nacional docente y el pacto fiscal que todas las provincias, salvo San Luis, firmaron con la Nación. Ese acuerdo impone fuertes restricciones al gasto provincial y acota el margen de los gobernadores para ofrecer subas.

En un segundo lote se ubican las provincias en las que todavía no hubo reuniones entre el gobierno local y los gremios, pero en las que, además, no trascendieron ofertas para las paritarias.
Son Córdoba, Santa Fe, La Pampa, Catamarca, La Rioja, San Luis, Salta, Chaco, Formosa, Jujuy, Río Negro y la ciudad de Buenos Aires.

Sin embargo, en ningún distrito salvo San Luis, que no firmó el pacto fiscal y suele despegarse del resto con subas (o blanqueos de sumas en negro) por encima de la media, se espera que los ofrecimientos superen el 15 por ciento.
Está en duda la continuidad de la cláusula gatillo, que se incluyó en la mayoría de los acuerdos del año pasado y que fue clave para destrabar las negociaciones. La Casa Rosada quiere erradicarla.

La demora en convocar a los maestros se explica en buena parte porque, obligados a reducir el gasto, en muchos casos drásticamente, ningún gobernador quiere desmarcarse y ser el primero en mover su ficha poniendo un porcentaje sobre la mesa.
“Todos miran a Buenos Aires y Buenos Aires los mira a ellos”, graficó ante La Nación un funcionario nacional que sigue de cerca el desarrollo de la paritaria. Algunos mandatarios ya avisaron que la primera reunión con los docentes será después del 15, cuando queden apenas dos semanas para negociar.

Aun sin contactos formales entre las partes, la negociación está avanzada en Corrientes, donde el radical Gustavo Valdés anunció que ofrecerá más del 15%; Mendoza, que complementaría la suba de 15,7% que ya acordó con los estatales con otros ítems como un plus para material de trabajo; San Juan, que también prevé salirse de la pauta nacional y ofrecer una suba de al menos 18%, y Santiago del Estero, donde los gremios están alineados con el gobierno provincial, por lo que se descuenta que el acuerdo se logrará sin problemas y las clases comenzarán a tiempo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here