“En 1994, dos americanos respondieron una invitación que les hiciera llegar el Departamento de Educación de Rusia.
La invitación era para enseñar moral y ética en las escuelas públicas, basada en principios bíblicos.
Debían enseñar en prisiones, negocios, el departamento de bomberos de la policía y en un gran orfanato.
En el orfanato había casi 100 niños y niñas que habían sido abandonados, abusados y dejados en manos del Estado.
De allí surgió esta historia relatada por los mismos visitantes…”24-12-2012 reflexion

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here