“Una joven había tomado clases de ballet durante toda su infancia, y había llegado el momento en que se sentía lista para entregarse a la disciplina que la ayudaría a convertir su afición en profesión.
Deseaba llegar a ser la primera bailarina y quería comprobar si poseía las dotes necesarias, de manera que cuando llegó a su ciudad una gran compañía de ballet, fue a los camerinos luego de una función, y habló con el director.
– Quisiera llegar a ser una gran bailarina- le dijo, -pero no se si tengo el talento necesario o que me hace falta.
– Dame una demostración- le dijo el maestro.
Transcurrido apenas 5 minutos, la interrumpió, moviendo la cabeza en señal de desaprobación.”
03-12-2012 reflexion

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here