De esta manera se incorpora al acoso callejero como un modo de violencia de género, introduciendo su definición a la Ley 26.485 de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la violencia contra la mujer.

La norma establece penas para quienes ofendan a las mujeres en espacios públicos, transportes y centros comerciales. La policía queda obligada a actuar en casos de denuncia. Por otra parte establece un número gratuito para asesorar a las víctimas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here