Personal de Pediatría del hospital Justo José de Urquiza de Concepción del Uruguay, fue quienes dieron aviso a la Justicia sobre el ingreso al nosocomio de una niña de solo 16 meses, con evidentes signos de abuso sexual. Los pediatras denunciaron que la beba tiene lesiones provocadas por abuso y que además padece sífilis.

Desde la Fiscalía se aseguró que se trabaja desde el primer día de conocido el suceso y se esperaban resultados de estudios que confirmaran lo sucedido para así proceder en consecuencia.

Quienes realizan la denuncia, se quejaron por la actuación de la Justicia y el COPNAF porque la niña ya tenía otras dos internaciones anteriores y el caso, supuestamente, estaba bajo seguimiento del organismo provincial.

Se supo en horas de la tarde de este jueves, que se había comisionado al médico forense de Tribunales para que se constituyera en el hospital, donde se espera se obtengan los resultados de manera oficial y sean remitidos a la Fiscalía interviniente a cargo del doctor Fernando Martínez Uncal.

A partir de estos resultados, el fiscal solicitará diferentes medidas para establecer quienes están en el entorno de la criatura, ya que consideran que se está ante una “familia disfuncional”, donde conviven muchas personas y se deberá trabajar en ese aspecto urgentemente, con la autorización del Juzgado de Garantías.

Antonella Parlatto, una joven uruguayense quien desde hace un tiempo se encontraba ayudando solidariamente a una familia, brindandole alimentos, ropa y todo lo que necesitaban. Pero una gota fue la que rebalsó el vaso, al conocer la triste noticia de la beba abusada, supo que la misma convive en la misma casa que ella brindaba ayuda, y que además, siempre vendieron todo lo que ella les brindo.
Mediante la red social facebook Antonella realizó su mal estar por la situación, y luego habló en la mañana de Las Cosas por su Nombre. 
“No se como empezar porque aún estoy descolocada. La mayoría de mis contactos se enteraron que hice una colecta para juntar alimentos, colchones, ropa, etc para unos niños, ellos aun hoy, viven en un ambiente escaso de todo tipo de recursos. Lamentablemente a medida que fui llevando todo lo que juntaba para ellos, sus hermano mayores y la madre, fueron vendiendo todo. Si, yo no alcanzaba a irme que ellos se apropiaban de las cosas que con mucho esfuerzo recolectamos entre todos, y las vendían. Todo vendieron, hasta la comida. Viendo estas situaciones de las cuales estaba al tanto porque uno dd esos nenes fue a mi casa a contarme, decidí dejar de concurrir porque me ponía mal. Dar todo, brindar ayuda y que hagan esto? De que servia que siga yendo y rompiendome la cabeza para solucionarles la vida, hacerles fichas de salud, verificar los carnet de vacunas, hacerles el dni, darles de comer, hablarles… Para que? Para que ellos luego vendan todo? No los quiero culpar. Sinceramente no quiero. Porque son victimas del rechazo que nosotros les demostramos. Porque no conocen mas que la pobreza, la droga, el desamparo, la desidia. El estado ausente completamente.
Pasado los meses, y sin darme por vencida decido hacer una nueva colecta, esta vez para un bebé que su madre habia abandonado en el hospital. Adivinen? Ese bebé, recién nacido, era el hermano de uno de los nenes que mencioné antes. Por segundo vez, el estado ausente. Entre el montón de cosas que me enteré de esta familia pude saber que vivian en un ambiente de violencia, adicciones y abuso. Saben cuales fueron las palabras que usó unos de los nenes jugando? “Cog.. El cu.. Como me hace el tio” . Si, eso dijo, con 4 años nada mas. No quise seguir escuchando. Nadie hace nada y yo sola no puedo.
El bebé abandonado tuvo la suerte de que sus abuelos paternos se hicieran cargo, y mas allá de la humildad con la que viven, no le falta nada, mucho menos amor.
Hoy, hace un rato, leo la noticia de que una beba fue abusada. Quieren saber de donde venia esa beba? De la misma casa que todos estos nenes. De la misma mierda. Y me siento mal, me siento bien como el orto, porque sigo sin poder hacer nada.
El copnaf, que solo salió para decirme que no me meta, que ellos se encargan de esos chicos, donde está? Donde está la ayuda? Esos pibes están mal, y ni a vos ni a nadie les importa, porque ahora estas leyendo esto comodo desde tu casa, calentito. Hasta yo estoy escribiendo esto desde mi celular, pero no quiero quedarme sin hacer nada, no quiero dar vuelta la mirada. No estoy pidiendo ayuda para mi.
Estoy pidiendo ayuda por ellos, para que los saquen a todos de esa casa de mierda, porque solo son niños y no se merecen todo esto.
Estoy cansada, me siento culpable, inútil.
Y ojalá no le den la espalda a ellos que son de acá, de tu misma ciudad. Ojalá sientan ganas de hacer algo por ellos, y que asi como sentís pena y compartis imagenes de los nenes que estan en medio de la guerra, también te apiades de estos pibitos que hoy necesitan de todos.”

Escucha la siguiente nota!!!

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here