Crece la contaminación radiactiva en Japón: afecta alimentos y el agua de mar

Las autoridades japonesas detectaron la presencia de sustancias radiactivas superiores a los máximos legales en brócolis y leche no pasteurizada, procedentes de zonas cercanas a la central nuclear de Fukushima accidentada por el sismo.
También en el agua de mar de la región, lo que amenaza los productos proveniente de la pesca.
En tanto, la electricidad fue restablecida parcialmente en la sala de control del reactor 3 de la central de Fukushima.
Esto debería permitir reactivar parcialmente algunas funciones, de las que la más importante es la alimentación en agua de la piscina y de la cuba donde se encuentra el combustible radiactivo.
La situación se produce en medio de una creciente inquietud, que va más allá de la seguridad alimentaria del país, después de que el 11 de marzo se colapsaron los sistemas de enfriamiento de la central nuclear por efecto del terremoto y luego del tsunami que afectó a la región.

También te puede interesar...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.