Creo…

 Creo…

“Creo que con ternura, un corazón sin vida puede volver a latir. Que hay un lugar en el corazón donde habita la esperanza y es en ese lugar de nuestro corazón donde encontramos el calor necesario para sufragar noches solitarias de recuerdos y desengaños. Que la “casualidad” nos une a seres que atienden y fertilizan nuestra esperanza…”

También te puede interesar...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.