Los aliados no se ponen de acuerdo sobre quién conduce la guerra

Diferencias políticas y diplomáticas para decidir la conducción militar de la operación en Libia forzaron al presidente Barack Obama a mantener dos conversaciones telefónicas con el primer ministro británico, David Cameron, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, desde Chile y El Salvador.
Estados Unidos quiere retirarse de la conducción de la operación lo más rápidamente posible y transferir esa responsabilidad a la OTAN, donde probablemente se va a oponer con firmeza Turquía, juntos a otros miembros. Francia rechaza la intervención de la OTAN.
Según un vocero del gobierno británico en Downing St, Cameron y Obama creen que la OTAN debe jugar “un rol clave” en la campaña militar en Libia.

También te puede interesar...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.