Reflexión

 Reflexión

“Aquel día me desperté con mucha flojera y renegando. Con trabajo pude deshacerme de las cobijas. Me dirigí al baño arrastrando las piernas mientras maldecía el tener que levantarme de la cama sin poder quedarme en ella todo el día. Desayuné con los ojos tan cerrados como mi mente. Tal pereza de dominaba, que por no meter el pan en el tostador, preferí comerlo frío y beber la leche directamente de la botella. ¿porque tener que trabajar? ¡esa si era una verdadera maldición…”

También te puede interesar...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.