Un debate sin debate

 Un debate sin debate

Opinión.Hugo Barreto
Organizado por los vecinos de la ciudad de Concepción del Uruguay el viernes 27 de septiembre a la noche, se convocó a los candidatos a legisladores para las próximas elecciones a un debate en el Colegio Nacional.
Solamente tres listas fueron las que asistieron al encuentro. La UCR representada por su candidato a diputado nacional Jorge                   D´Agostino, Unión por Entre Ríos con Luis Leissa segundo en el orden a candidatos a diputados nacionales y el Frente Amplio Progresista con el primero de la lista Américo Schvartzman.
El tema de la convocatoria fue que cada uno de los exponentes dé a conocer la postura de su agrupación política con respecto al tema de la instalación de máquinas tragamonedas en nuestra ciudad.
El histórico salón de actos fue más que suficiente para la cantidad de ciudadanos que se acercaron a escuchar. Si los presentes nos sentábamos ordenadamente no hubiésemos ocupado más de la mitad de los bancos disponibles.
Los ausentes: el oficialismo, la izquierda y el pueblo. Los reproches al Dr. Lauritto por su ausencia no se hicieron esperar. Además de ser el primero en la lista de diputados por parte del oficialismo, es el Ministro de prevención de adicciones. Y esa noche se habló de prevenir, quien mejor que él para que nos cuente cuáles son las acciones de gobierno en este tema.
El debate no fue tal ya que los exponentes fueron coincidentes en su postura, solo en un pasaje de la noche la palabra de Schvarztman diciendo que Busti fue el que introdujo el juego a la provincia permitía pensar que alguien pidiera el derecho a réplica. Ese alguien debería haber sido Leissa que para sus adentros debe haber agradecido que no le tocara la palabra de acuerdo a lo dispuesto por la organización. Hay archivos que son indefendibles y aliados que son…
Pero quiero en este artículo hacer hincapié en la participación ciudadana, que en estos tiempos es un bien escaso. Y el viernes vuelve a quedar de manifiesto que los uruguayenses no se movilizan. Aunque esté en riesgo el patrimonio ciudadano, aunque nos arranquen nuestras monedas o nuestra salud cívica. Da la sensación que se mantiene en el tiempo un espíritu de resignación ante el despojo, como cuando nos sacaron la Capital de la provincia.
Hay un proverbio que dice: a río revuelto, ganancia de pescadores y ese proverbio alude a los que ganan aprovechando las revueltas y trastornos. La experiencia demuestra que los pescadores toman mucho más pescado en el agua turbia que en la clara, tal vez porque cuando el agua está turbia los peces no ven los peligros que corren y caen más fácilmente en ellos. De aquí nació el otro modismo: “Pescar en agua turbia”, como sinónimo de hacer su negocio y aprovecharse de un desorden que tal vez se ha promovido con dicho fin. Los griegos decían en el mismo sentido: “Enturbiar el agua del lado para pescar anguilas”, modismo que Aristófanes aplica al mal ciudadano que provoca desórdenes a fin de enriquecerse a expensas del público.
Esto lo podemos aplicar perfectamente en nuestra ciudad. Han logrado enturbiar tanto la cosa pública que los ciudadanos cual si fuéramos peces vamos directamente a la trampa.
Creo que es momento de cambiar el agua y limpiar este estanque. Es momento que desde donde podamos nos comprometamos a construir una ciudad donde los personajes turbios y que enturbian no tengan cabida. Debemos aprender a perder los miedos que nos paralizan. Las instituciones que funcionan en nuestra ciudad deben dejar de estar en silencio. Han logrado con nosotros “el silencio de los buenos”. Es momento que les digamos basta. Nuestra ciudad por su historia y por usted se lo merece.

También te puede interesar...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.