Mal día para la acusada de matar a su amiga

Los cuatro testimonios de ayer, en el juicio por el asesinato de Solange Grabenheimer, complicaron desde distintos ángulos a la acusada Lucila Frend.
Primero fue una empleada del negocio de polarizados del padre de la víctima, que negó que Frend haya llamado para preguntar por su amiga el día del asesinato.
Luego habló el hermano de Solange sobre los “problemas de convivencia” que tenían las chicas y lo “fría y distante” que notó a la acusada después del asesinato.
Finalmente, hablaron una psicóloga que describió rasgos “psicopáticos” en la personalidad de Frend y un médico forense que afirmó que el crimen ocurrió cuando la imputada todavía estaba en el PH que compartía con la víctima.
El testimonio de Eugenio Aranda, médico de la Policía Científica bonaerense, era uno de los más esperados del juicio.
Aranda examinó personalmente el cuerpo de Solange y estuvo en el lugar donde la mataron.
En su declaración de ayer, ratificó que el crimen se cometió entre la 1 y las 7 de la mañana del 10 de enero de 2007.
Lucila siempre ha sostenido que ese día se fue de la casa a las 7.30, mientras su amiga aún dormía .
Fuente clarín.com.ar

También te puede interesar...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.