Rusia: indemnizan a dos familias a las que les intercambiaron las bebas al nacer

Es más plata que el que ninguna de las dos familias vio en su vida, pero es seguro que no logrará desaparecer el dolor.
Un tribunal ruso ordenó indemnizar con 200.000 dólares a dos familias a las que les intercambiaron sus hijas al nacer.
Durante 12 años, las familias criaron a sus hijas como propias, pero en realidad no era así. El error se descubrió cuando una de las parejas se divorció y el hombre exigió un análisis de ADN porque su hija no se le parecía en nada. Y tenía razón.
Lo que nunca imaginó es que aquella beba que le habían dado hacía doce años tampoco era hija de su esposa.
Todo comenzó cuando Yulia Belyayeva y su esposo decidieron divorciarse. Al hombre lo carcomían las dudas sobre su paternidad.
Es que su hija Irina no se parecía en nada a él. De pelo oscuro y piel y ojos canela a medida que Irina crecía las diferencias con su padre se acentuaban.
Segura de sí misma, Yulia, la mamá, aceptó que se le hiciera un examen de ADN a la criatura. Lo que ninguno imaginó es que iba a dar negativo… para los dos.
La pareja denunció al hospital y se inició una investigación. Las autoridades lograron descubrir quién era el padre biológico de Irina y se comunicaron con él. Naymat Iskanderov no entendía nada cuando lo llamaron para decirle que su hija había sido criada por otra pareja en una ciudad cercana.
La historia se cerró con otro ADN que demostró que la verdadera hija de Yulia Belyayeva había sido criada por Naymat Iskanderov y se llamaba Anna.
Después de varios meses de juicio el caso llegó a su tramo final y las dos familias fueron indemnizadas con 100 mil dólares cada una. Sin embargo, Yulia Belyayeva dijo que sigue conmovida por la noticia: “Es muy desagradable revivir estos recuerdos”. “Todavía no logramos a comprender qué sucedió”, dijo la mujer.
Fuente clarín.com.ar

También te puede interesar...

1 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.